Aunque a simple vista pueda parecer una estructura sencilla, un andamio se compone de decenas de piezas que garanticen su correcta instalación y con ello seguridad. Antes de optar por el alquiler de andamios en Madrid, vamos a detallar de qué se componen los andamios para profundizar en las características de este tipo de estructuras tan necesarias para las construcciones.

En la parte inferior del andamio se ubican las ruedas, siempre que se trate de andamios móviles. Asimismo, estas ruedas deben incorporar un sistema de frenado que garantice la seguridad de los operarios mientras están realizando los trabajos de altura.

En su parte inferior, el andamio también contará con una placa base que afirme la estructura y nivele el suelo donde se apoya. Tras esta pieza de base y el propio andamio se instala el llamado cuello, cuya función es fijar las dos partes. Los cuellos se deben revisar antes de empezar un trabajo de altura y de ello se aseguran los encargados del alquiler de andamios en Madrid, ya que de su correcta instalación depende la seguridad del conjunto.

La estructura general del andamio se articula con las barras verticales que soportan las plataformas desde las que se trabaja. También contamos con barras horizontales y diagonales. Las de tipo horizontal servirán para que los operarios asciendan a lo largo del armario, pero junto con las diagonales cumplen la doble función de reforzar su estructura.

Con la estructura formada, el último elemento son las bases sobre las que se sitúan los trabajadores, llamadas plataformas. Deben ser antideslizantes y no permitir que se acumule agua en su superficie.

Asegurar cada una de las piezas que componen un andamio es vital para cualquier tipo de trabajo de altura. En Andamios Cinssa somos expertos en todo tipo de andamios, que son estructuras muy complejas cuyo correcto montaje e instalación son garantía de seguridad.